Ahorrando, que es gerundio

Cada día que pasa las energías que utilizamos son más y más costosas para nuestros bolsillos. Las autoridades, intentan concienciarnos para que ahorremos en aras de ayudar al planeta. Pero visto fríamente, muchos de los que tomamos medidas de ahorro, es casi más por el ahorro económico que por la concienciación ecológica.

En la parte que nos corresponde, y pensando en que a los conductores nos afecta en el ahorro de combustibles, podemos tomar unas medidas que más que medidas son costumbres de conducción.  Desde el punto de vista real estas medidas funciona. Ahora, que sean realmente efectivas eso ya dependerá de las comprobaciones que hagamos cada uno.

– Cuando arranques tu coche, no pises el acelerador, deja que arranque en ralentí e inicia la marcha lo antes que puedas. 

– Usa la primera marcha solo para empezar la marcha, no circules en primera más de lo necesario.

– Y no apures las marchas para cambiarlas

– Usa siempre que puedas marchas largas y a bajas revoluciones. El echo de que en estos caso tengas que apretar más el acelerador, no significa que tu coche sufra, es más bien todo lo contrario.

– Si en ciudad puedes usar la 4ª o la 5ª marcha en lugar de la 2ª o 3ª, dentro de los límites de velocidad claro, será bueno tanto para el ahorro como para tu motor, ya que estarás haciendo un uso óptimo del acelerador.

– Trata de circular siempre a velocidades uniformes, sin acelerones o frenazos bruscos.

– Cuando reduzcas la velocidad, deja de acelerar y cambia de marcha lo más tarde posible. Si circulas por encima de 20km/h con una marcha metida y no pisas el acelerador tu consumo será nulo.

– Recuerda que al ralentí un coche puede llegar a consumir entre 0,5 y 0,7 litros de combustible por hora. Evítalo siempre que puedas.

– Apaga el motor siempre que vayas a estar parado más de 3 ó 4 minutos.

– Controla también la carga del coche, cuanto más peso lleves, más consume. No uses tu maletero de trastero, y cárgalo solo cuando sea necesario.

– Lo mismo ocurre con las vacas, si las usas de vez en cuando, usa un modelo que puedas desmontar y montar fácilmente, para que las uses solo cuando lo necesites.

– La presión de las ruedas en su nivel óptimo garantizan el rozamiento de los neumáticos adecuado, a menor presión, mayor rozamiento y mayor consumo.

– Lo mismo ocurre con todos los sistemas eléctricos del coche como aire acondicionado, parabrisas calefactado…etc harán que el coche consuma más, úsalos de forma responsable y cuando sea necesario.

En TGS, Te proponemos una cosa, te hemos dado  unas cuantas medidas, tu síguelas durante un año, si eres capaz de seguirlas todas, y luego nos cuentas si funcionan o no 😉

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Si te ha gustado este post, ¡compártelo!