Claves para sobrevivir en un atasco

Atasci

Son las 7 y media de la mañana, vas camino del trabajo como cada mañana. Lo tienes perfectamente calculado, sabes lo que tardarás. Pero no sabes como, de pronto te ves envuelto en uno de esos atascos que no se los salta ni el coche fantástico (como diría nuestro querido y recientemente fallecido Chiquito de la calzá).

Lo primero que haces es pensar que algo ha pasado, porque tu lo tienes controlado y es extraño, o al menos sospechoso. De pronto recuerdas que hoy es lunes, o que el hombre del tiempo ha dicho que va a llover, o que un importante medio de transporte público está en huelga, o en obras…….o cualquier otra cosa que nunca hemos pensado podría llegar a afectar tanto al tráfico en tu camino habitual.

Lo que es cierto, es que si vives en una ciudad, no tiene por que ser grande, y usas el coche habitualmente, vas a pasar más de 17 horas al año en atascos. Y no lo decimos nosotros, lo dice un estudio serio de la consultora INRIX.

De cualquier modo, tanto si te lo has encontrado, como si habitualmente te lo encuentras, te recomendamos que sigas estos consejos para que el tiempo que pases viendo a los ciclistas y motoristas adelantarte, sea lo menos doloroso posible.

1 – La paciencia es la madre de la ciencia:

Asume la situación. Lo más probable es que llegues tarde a donde vayas. O sea, que por muy nervioso que te pongas, por mucho que toques el claxon, por mucho que des acelerones y frenazos y por mucho que opines lo que debería de hacer cada conductor que te rodea, no vas a conseguir que el tráfico fluya. O sea que respira hondo y saca toda esa paciencia que en tu día a día usas en otras situaciones y relájate.

2- Vísteme despacio, que tengo prisa:

Si el atasco te pilla en una zona que no conoces, no tengas prisa ni te aventures más allá de donde puedas ver. Ese adelantamiento por la derecha en el que tendrás que usar vaselina para pasar, igual no es lo más adecuado, y es posible que termines más atascado. Si no conoces ese campo de batalla, no mandes a todas tus tropas a tomar una posición que no sabes si es la mejor. Presta mucha atención a tu alrededor y con la paciencia que has sacado del punto anterior, conseguirás salir pronto de este infierno. No hagas giros ni cambios de carril brusco, sobre todo si lo que vas a conseguir es avanzar 3 metros.

3- Conductor precavido, vale por dos:

¿A que te gusta estar cómodo en tu casa? y la tienes hasta los topes de cosas que te harán pasar buenos ratos en los largos días de verano y en los cortos y fríos días de invierno. Pues haz lo mismo en tu coche. Lleva siempre suficiente combustible, por si el atasco te pilla en un sitio que haga frío, puedas usar la calefacción, al igual que el gas del aire acondicionado para el caso contrario. Lleva música en el coche para entretenerte y practicar tus últimos car dances. Si vas con la pareja o amigos, aprovecha para tener tertulias. Si vas con niños, procura llevar algún juego con el que puedan entretenerse. Ah, y como ahora la moda en los coches es no llevar mechero, y si eres fumador, lleva siempre en el coche un mechero de emergencia. Por que si fumas, estas atascado y no tienes para encender un piti, los nervios te devorarán

4- Juez con prisa, juez que yerra:

Asúmelo, si te pilla un atasco, allá donde vayas, tarde llegarás (como diría Yoda, el maestro Jedi). En consecuencia, no aceleres como si fuera la salida de una carrera de fórmula 1. Ni luches contra esos coches que se meten delante tuya, llegarán 2 segundos antes que tu, y la pelea para evitar dejarles pasar puede terminar en un golpe, que sin duda te retrasará más y hará el atasco más grande. Saca toda tu filosofía Jedi, Ninja o Zen y no te amargues porque vas a llegar tarde. Solo conseguirás enfadarte para nada. Y si sobrevives con calma el atasco, vivirás un día más para luchar en el siguiente, que lo habrá.

5- Chofer que mucho acelera, se rompe la calavera:

Si das constantes acelerones, vas a llegar igual de tarde y vas a avanzar lo mismo que si lo haces suavemente. Tu embrague y tu caja de cambios sufrirán más desgaste, consumirás más combustible, gastarás más frenos y puede que hasta le des un golpe al que tienes delante, con lo que la culpa será tuya y tu seguro no cubrirá tus daños. Si haces estas cosas piensa que el resultado de la ecuación siempre será el mismo, más y más gasto que saldrá de tu bolsillo. 

Si sigues estos consejos que te damos en el próximo atasco, verás como no lo pasas tan mal como si no los siguieras. Y al final del día, el atasco es al conductor habitual tan común como los insectos en el campo. Lo mejor es convivir con ellos sin molestarles, porque si lo hacemos, terminarán picándonos.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Si te ha gustado este post, ¡compártelo!