Coches de segunda mano, una opción para amortizar tu inversión

Second hand

¿Quieres cambiar de coche pero te tiran para atrás los precios?. Sabes que en España existe un mercado de ocasión muy amplio donde puedes encontrar todo tipo de opciones. Desde coches de ocasión con pocos años, normalmente de renting, los conocidos como KM0 o de segunda mano, coches cuyos propietarios venden tras haberlos usado varios años.

Pero aun con estas opciones y teniendo en cuenta la cantidad de profesionales del sector que se dedican a la venta de ocasión, todavía hay mucha gente que es reticente a comprar un coche “que no sea nuevo”. Y si, hace años, encontrar un buen coche de ocasión, era una lotería. Pero desde que estamos en Europa todo esto ha cambiado mucho. Los controles de calidad sobre estos vehículos y las garantías que los profesionales pueden ofrecer, están a años luz de lo que se ofrecía tan solo hace 10 años.

Nosotros pensamos que comprar un coche de segunda mano, más que una opción para ahorrar dinero, es una opción, en muchas ocasiones, para acceder a un vehículo de mayor calidad al que podrías acceder con tu presupuesto. Y esto es fácil de probar. Imagina que quieres invertir unos 6000 euros. Si te vas a un vehículo nuevo, no podrás acceder a nada más allá del vehículo más barato de alguna de las marcas que hay en el mercado. Dicho vehículo será barato y por consiguiente tendrá prestaciones, tanto mecánicas como estéticas, de muy bajo perfil. 

Si te vas a la segunda mano, ese dinero te dará acceso a un vehículo de mayores prestaciones. Y si cumples con la máxima número 1 en estos caso que no es otra que buscar, buscar y buscar, te garantizamos que en poco tiempo, podrás conducir el coche que deseas. Y piensa, que hoy en día los coches con 60, 70 u 80 mil km son coches que están a la mitad de su vida. Entendiendo mitad de su vida, como el cómputo de lo años que un coche puede funcionar sin darnos problemas mecánicos mayores. 

Si consideramos que un coche lo vamos a utilizar durante unos 5 o 6 años, y haciendo unos 10.000 km al año, significa que si compramos un coche de ocasión que tenga entre 30.000 y 40.000 km, lo utilizaremos durante ese periodo y no tendremos que invertir en su mecánica, más allá de las revisiones habituales en un coche.

Eso si, tras seguir la primera máxima, no olvides seguir la segunda. Acude a un profesional que sabrá asesorarte y darte las garantías necesarias para que sepas que estás comprando un coche en buen estado. Eso no quita que no debes informarte bien de lo que vas a ver. Si quieres un coche de segunda mano, tienes que saber que detalles del vehículo son los importantes, a parte del año, km, precio original, tasación actual….etc. En internet podrás encontrar cientos de consejos, incluso de modelos específicos. Y no creas que por que vayas informado, el profesional al que acudas se va a enfadar, todo lo contrario. Si te ve que sabes lo que quieres, le será más fácil asesorarte, y con toda seguridad, no te engañará.

En TGS a parte de un taller de coches, también vendemos coches de segunda mano. Pero nosotros tenemos una diferenciación. Somos mecánicos. Y te garantizamos que no vamos a vender un coche que sepamos está mal. Entre otras cosas, porque no nos vamos a hacer cargo de un coche que te pueda dar problemas, ya que en este caso, tus problemas será nuestros problemas, y eso algo que evitamos a toda costa. Si buscas un coche de segunda mano, ven a vernos, y te enseñaremos lo que tenemos. 

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Si te ha gustado este post, ¡compártelo!