¿Cómo se diseña un coche?

La frita

Hay una creencia generalizada sobre el diseño, un menosprecio general ante una disciplina que es tan importante en la vida cotidiana que sin el, nada a nuestro alrededor funcionaría.

El diseño surge como una disciplina funcional, es decir, busca soluciones a las necesidades del ser humano para que este pueda realizar acciones en nuestro día a día. Tan comunes como cortar un filete, beber un vaso de agua o volar a 22.000 pies de altura en un avión. Obviamente, el diseño se aplica de diferentes maneras según el objeto al que va aplicado. No hay que decir que no es lo mismo crear un diseño para un artefacto de cocina que corte patatas, que para un coche que nos hará desplazarnos de forma segura durante miles de kilómetros.

Y el mundo del coche, es uno de los sectores donde más se aplica el diseño, y  se aplica de varias forma. Ya que se tiene que contar con un diseño estético, un diseño aerodinámico, un diseño para la seguridad activa y pasiva, un diseño funcional y un diseño industrial para la parte de ingeniería.

Y para que veáis lo complejo que es diseñar un coche, os contamos un poco los pasos más básicos que siguen las marcas de automóviles para que podamos ver por las calles esas maravillas con cuatro ruedas que nos encantan.

Lo primero que hay que hacer cuando se diseña un coche, es definir exactamente que es lo que se quiere diseñar de manera conceptual, es lo que se llama el BRIEFING. En esta parte, las cabezas pensantes se hacen preguntas para saber cual es la demanda del mercado y si no encuentran respuestas, las dan ellos mismos con sus ideas.

Una vez definido lo que se quiere, entra en juego el equipo de artistas y dibujantes, que realizarán cientos y cientos de dibujos en papel. Estos ESBOZOS, tras diferentes procesos de validación y selección pasará a convertirse en auténticas fotografías del futuro vehículo.

Cuando se tiene el esbozo definitivo, se crea un modelo virtual o CAD, que contendrá no solo la parte estética del vehículo, si no las proporciones exactas, el motor y todos los componentes del vehículo. En esta parte, se pueden generar ya pruebas virtuales de funcionamiento de las diferentes partes.

Una vez el CAD ha superado todos tests necesarios, se puede pasar a crear lo que se conoce como MODELO DE CLAY, que no es otra cosa que un modelo a tamaño real en arcilla del vehículo. Que es creado por artistas moldeadores. Que se encargarán no solo de moldear el exterior del coche, si no de aplicar los cambios necesarios según se vayan corrigiendo los errores o defectos que se hayan producido en las fases anteriores. Una vez hechos todos los cambios, mejoras y modificaciones del diseño original, se consigue llegar a lo que llaman FROZEN MODEL y está listo para comenzar a fabricar las diferentes partes metálicas.

La CREACIÓN DE COLORES es el siguiente paso. En esta fase, se combinarán hasta 1000 colores diferentes para encontrar el adecuado, creando a su vez la paleta definitiva del colores del coche, tanto del exterior como del interior. Este proceso suele llegar a durar hasta dos años, y lo realiza el equipo de COLOR & TRIM de la compañía. Para seleccionar los colores, el equipo analizará modas y tendencias de sectores tan dispares como la arquitectura, la ropa o el diseño industrial, y además tendrá que trabajar con vistas a crear un producto que desde el punto de vista del diseño sea durable, es decir, que no pase de moda a los dos meses de haber lanzado al mercado el coche.

La tapicería será creada también por el mismo equipo que crea los colores, y tomará como referencia de trabajo el confort y la estética. Elegirá los materiales por su dureza, comodidad y rendimiento en su uso. El proceso es exactamente el mismo que cuando se crea una prenda de vestir. Se hace un patrón, se corta y se cose usando herramientas específicas, pero que no viene a ser otras que hilo y aguja. Y claro, los que hacen este trabajo son sastres y costureras.

Y por último vendría la parte más funcional del coche, el DISEÑO INTERIOR. Ahora es cuando se sienta uno en el coche, y comienza a distribuir desde los mandos de conducción hasta el hueco para poner la lata de refresco. De forma que todo se pueda utilizar de forma óptima sin que pueda afectar a la conducción, centrando que los elementos necesario más importantes para una conducción segura estén en lugares muy accesibles o tengan un nivel de uso muy sencillo, y alejando o complicando su uso aquellos elementos que no sean necesarios para una conducción segura y cuyo uso, pudiera poner en peligro la seguridad víal y la del conductor o pasajeros.

Parecía sencillo ¿verdad?, pues como podéis ver, el diseño puede llegar a ser muy complejo. Es más, a todos los procesos que hemos descrito, tenéis que añadir, que cada elemento del vehículo, desde la tapicería hasta el tornillo más pequeño, necesita tener en cuenta para su diseño no solo la parte funcional, si no que debe cumplir con una estricta reglamentación en materia de seguridad.

Y para terminar, os dejamos un interesante video donde se nos explica estos procesos por parte de Walter De Siva, diseñador de coches y responsable de crear modelos como el Alfa Romeo 147, el Seat Ibiza o las nuevas generaciones del Volkswagen Golf.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Si te ha gustado este post, ¡compártelo!