Dime como está la bujía, y te diré que le pasa a tu coche (parte 1)

Bujías

Las bujías son un pequeño elemento que llevan en el mundo del motor desde prácticamente sus inicios. Su función es bien sencilla, dar la chispa que hace que la gasolina explote y ponga y mantenga el motor en marcha.

Como ves, aun siendo un elemento muy simple, con un tamaño muy pequeño en comparación con otras piezas de nuestro coche, y un coste muy bajo,  su función es básicamente vital.

Hoy en día, la tecnología en este campo a avanzado muchísimo, y las bujías duran mucho tiempo y su deterioro es algo anecdótico. Al ser el coste económico para el conductor muy bajo, se suelen cambiar de forma habitual en las revisiones periódicas que hacemos a nuestro coche, y nunca llegan a estropearse como para dejar el coche tirado en la carretera. Ya que su sustitución es muy sencilla. 

Por eso, cuando las sustituimos por que fallan, no suele ser por que se haya deteriorado del uso, más bien, porque algo más ocurre. Y la propia bujía nos puede dar muchas pistas de lo que está ocurriendo en nuestro motor y ayudarnos a encauzar nuestros pasos hacia una avería, para así poder solucionarla de forma rápida y adecuadamente.

Es por esto que hoy queremos hablaros de como reconocemos ciertas averías o mal funcionamiento del motor según el estado de las bujías. Y como es un tema que da para mucho, lo haremos en dos partes, para no aburriros.

1.- La bujía muestra residuos de impurezas:

Si notas que tu motor falla cuando lo sometes a esfuerzos grandes. Como cuando transportas una carga pesada o circulas a revoluciones altas, puede ser que la bujía tenga residuos. Si estos son sólidos y de color blanco y cubren tanto el electrodo como del aislador, tu motor puede tener pérdidas de aceite a través de los segmentos del pistón o por haber usado una gasolina de mala calidad.

En este caso habrá que revisar, y reparar en caso necesario dichas fugas. Si este problema no existe, revisa si tu coche es de los que funcionan con gasolina de 98 octanos solamente, y en caso negativo, cambia de gasolinera. 

2.- Residuos de carbón en la bujía:

Tu coche tiene dificultad para arrancar y necesitas accionar el arranque varias veces, da tirones y notas que en bajas su rendimiento es muy pobre. Esto se ve fácil, ya que aparecerán residuos de carbón por toda la bujía. En este caso, que ocurra esto pueden venir producido por  varias causas. Y deberán revisarse según el criterio del profesional que te atienda.

– Circular durante mucho tiempo a baja velocidad (muchos atascos en ciudad).

– La mezcla de aire y combustible es demasiado rica.

– Funcionamiento del encendido defectuoso.

– El distribuidor puede estar atascado

– Estar usando una bujía demasiado fría.

Salvo en la última causa, que tendrás que probar con una bujía más caliente, el resto deben ser revisadas por tu mecánico. Nosotros en TGS somos de la filosofía en estos caso de probar de menos a más. Que es como debe hacerse cuando no se tiene claro que ocurre con un motor. Ya que los costes de una posible avería serán así menores.

3.- Depósitos de aceite:

Aquí los síntomas serán muy parecidos al punto anterior, la diferencia es que la punta de la bujía aparecerá engrasada y húmeda. Para que nos entiendas, tu bujía tendrá una pinta muy muy mala. Y la avería que puede estar ocasionando ese engrase de la bujía es de las caras. Ya que lo  más probable es que el motor esté perdiendo aceite por los segmentos del pistón, por estar estos gastados o el pistón dañado. Un cambio de segmentos o rectificación de cilindros terminará con este problema.

4.- Recalentamiento:

Una vez más notas pérdidas de potencia, esta vez en alta velocidad, subidas o con cargas pesadas. Si el aislador de porcelana de la bujía aparece blanco, vidrioso o brillante y los residuos aparecen fundidos a el, esto puede ser por varias causas.

– Estás usando una gasolina con un octanaje menor al que debes.

– El encendido está adelantado.

– Puedes tener un problema en el sistema de refrigeración.

– La mezcla de aire y combustible es pobre.

– La bujía es demasiado caliente.

Como ya hemos dicho, en TGS te recomendaríamos empezar a probar distintas soluciones que irían descartando primero las averías de menos coste en lugar de ir directamente a la causa probable más cara.

5.- El aislador de porcelana está roto:

En este caso tu coche irá en general muy mal de rendimiento y fallará en todas la gama de revoluciones. Si sacas la bujía y ves claramente roto el aislador, aparece rajado o falta alguna parte, es muy probable se haya producido un choque térmico. Producido por una subida o bajada drástica de temperatura. Esta avería puede producir otra en el motor muy costosa, ya que los restos del aislador pueden dañar las válvulas, cilindros o pistones. Este escenario es el peor que te puedes encontrar.

La bujía la tendrás que cambiar, pero es más importante que tu profesional compruebe a fondo que ninguna de las piezas que faltan en la bujía

De momento lo dejamos aquí, como ya os hemos dicho, no queremos aburriros. En breve volveremos con un puñado más de situaciones.

Os dejanos aquí abajo unas imágenes de los diferentes estados que os hemos descrito.

Bujías

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Si te ha gustado este post, ¡compártelo!