Frenos, está siempre atento a ellos

Dashcams

 

Quizá los dos elementos de seguridad activa en los que más tenemos que fijarnos en nuestro coche son los frenos y las ruedas. De las ruedas hablaremos más adelante, hoy veremos que tenemos que saber sobre los frenos, como usarlos, como cuidarlos y cosa que tenemos que tener en cuenta para que duren lo que tienen que durar y los cambiemos cuando tenemos que cambiarlos. Ni antes ni después.

Los frenos son el elemento mecánico de nuestro coche que nos permite hacer una cosa tan básica como parar el coche cuando queremos. Si, es una afirmación bastante obvia, pero si tenemos en cuenta la física que actúa en un vehículo que circula a cierta velocidad, con un peso concreto y unas condiciones del terreno diferentes cada vez. Tenemos que estar seguro que cuando pulsemos el freno, no solo se detendrá si no que lo hará en la forma adecuada.

Los frenos son uno de los elementos mecánicos del coche que sufren mayor desgaste. Por este motivo, tenemos que prestar mayor atención a los avisos que nos dirá nuestro coche cuando los sensores empiecen a decirnos que es hora de revisar los frenos. Si te salta el aviso de los frenos, no lo dudes, lleva tu coche a un taller lo antes que puedas. Si, el aviso saltará antes de que te quedes sin frenos, pero que sepas que si no actúas rápido, pueden dejar de funcionar cuando menos te lo esperes. Y que no sea bajando un puerto de montaña.

Desde TGS podemos darte algunos consejos de como optimizar el uso de los frenos. Si los sigues alargarás su vida y su funcionamiento será el correcto. Y cuando lo necesites, nosotros podemos revisártelos y cambiártelos.

Lo primero que debes tener en cuenta es que tu coche tiene dos sistemas que lo frenan, los frenos propiamente dichos y el freno motor. Si, eso que frena el coche cuando dejamos de acelerar y que mucha gente parece que no sabe lo que es.  No pises el freno siempre que quieras reducir la velocidad, sobretodo cuando vas a mayor velocidad, usa el freno motor y completa la frenada que te falte pisando el pedal de freno, así desgastarás los frenos que necesite la ocasión. Si vas bajando un puerto y pisas el freno en cada curva, quizás deberías usar una marcha más corta. Usar el freno motor te dará mayor control del vehículo.

Como ya hemos mencionado, presta atención a los indicadores de tu coche, y no dejes nunca que una luz de aviso de mal funcionamiento o desgaste de frenos se quede ahí encendida mucho más de lo necesario. No hacer caso a las señales, puede ser muy peligroso para ti, los tuyos y las demás personas que circulan.

Los frenos te pueden dar alguna señal, tanto de desgaste de pastillas como de los discos, que tu puedes notar mientras conduces. Si cuando pulsas el pedal, notas una vibración es muy probable que alguno de los elementos del sistema de frenado no funcione. No es normal que vibre. Si te ocurre, lleva tu coche a un taller para que revisen todo el sistema.

Tampoco es normal que el pedal esté excesivamente duro al pisarlo, esa podría ser otro signo de mal funcionamiento. Si por el contrario, notas que el pedal está demasiado blando al frenar o que necesitas mucho recorrido para que empiecen a hacer su función los frenos, los discos quizá estén excesivamente gastados o estés perdiendo líquido de freno a través de alguna de las partes del circuito. Revisa posibles fugas cuando el coche esté detenido. El líquido de frenos es como el de la refrigeración, suele ser de un color escandaloso para que sea fácil su detección.

En general, cada vez que notes algo raro en tu frenada, lleva tu vehículo a ser revisado por un profesional.

Y no olvides, todas las pastillas de freno, tienen que seguir la homologación ECE R-90. Esta homologación garantiza que las pastillas cumplen con las normativas establecidas de seguridad. Desconfía de aquellas que no la lleven o si un taller te ofrece unas que no lo lleven. En TGS solo trabajamos con recambios originales, autorizados y homologados y podremos asesorarte en cual es la mejor opción para tu coche.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Si te ha gustado este post, ¡compártelo!