La nueva ITV que entrará en vigor en 2018

Itv panic

A todos, aunque no tengamos un coche con unos años, nos pasa que cuando vamos a pasar la ITV, nos entra esa sensación por el cuerpo de tranquilidad intranquila. Vamos muy dispuestos y muy dignos sabiendo que nuestro coche pasará el temido examen técnico, pero en el fondo hay una vocecilla dentro de nosotros que nos dice que en cualquier momento algo puede salir mal. Un pequeño detalle mecánico que se nos ha pasado. Un técnico especialmente celoso en la realización de su trabajo. O cualquier otra cosa que se nos escape de nuestro humilde entendimiento.

Por eso, es importante que minimicemos el sonido de esa vocecilla prestando atención, al menos, a las cosas básicas que sabemos nos van a mirar. Como son frenos, ruedas o luces durante el periodo entre ITVs. También podemos llegar más a fondo, si un poco antes llevamos nuestro coche a pasar una pre-ITV a un taller que ofrezca ese servicio, como es el caso de TGS nuestro taller. Donde siempre tenemos ofertas disponibles para nuestros clientes en este tipo de servicios, para que vayas a pasar tu ITV con todas las garantías.

Pero este año 2018 entra en vigor la nueva ITV, un proyecto que lleva ya varios años en el candelero y que ha dado fruto para muchas conversaciones y elucubraciones. Sigue leyendo, y te explicaremos las novedades que esta nueva normativa que según sus creadores,  «viene para mejorar el parque automovilístico»,  y que nuestro sexto sentido de conductor nos da que  provocará más de un quebradero de cabeza a conductores y talleres.

En la parte mecánica, no hay novedades destacables, lo que si va a cambiar es el control sobre los elementos electrónicos, según explican los responsables, con el objeto de mejorar la seguridad, la eficiencia a fin de garantizar menos emisiones nocivas (aquí les decimos a los que tienen diesel que se vayan preparando). Así como reducir los fraudes (puede que este sea el principal objetivo).

La nueva directriz, pretende además, igualar las inspecciones técnicas españolas con las del resto de Europa siguiendo la Directiva UG 2014/45, estimándose que para mediados del año que viene, todas las ITVs de Europa estén adaptadas a esta nueva normativa.

En lo que se refiere a los puntos que se revisarán,  se prestará mayor atención a elementos como el ABS, los airbags o los pretensores. Elementos que ya se revisaban, pero ahora llevarán un examen más exhaustivo. También se incrementa la presión en los elementos electrónicos para comprobar que no hayan sido manipulados a fin de esconder posibles errores. Para ello, en las ITVs tendrán que acceder a la centralita de nuestro coche, ya que ahí queda registrado todo lo que se le hace a nuestro vehículo. Quedando registradas también las manipulaciones que podrían haberse hecho a fin de trucar las emisiones. Y nos da, que este punto traerá controversia.

Sobre el tema de los precios, la nueva normativa no dice nada sobre una reivindicación que se está haciendo desde hace mucho tiempo desde las asociaciones de conductores y consumidores. Que no es otra que la unificación de precios. La ya conocida pregunta que nos hacemos todos, si en todas miran lo mismo, ¿por qué unas ITVs son más baratas o caras que otras?

En nuestra opinión, esta nueva normativa no hace más que confundir al conductor, ya que no especifica claramente cuales son las claves para no tener problemas al pasar las inspecciones, así como a los profesionales mecánicos, ya que puede que ese incremento en los controles haga muy difícil ajustar algunos elementos al nivel exigido.

Claramente vuelve a dejar en manos del mercado el coste que los conductores tendremos que pagar. Centrándose demasiado en detectar fraudes (y eso que desde hace muchos años existe tecnología que puede detectarlos) y dejando de lado la lógica o el sentido común que debería aplicarse para vehículos más antiguos. No mostrando ningún miramiento con aquellos usuarios que por motivos económicos no tienen la posibilidad de acceder un vehículo nuevo, o esto le supondría un serio problema para llegar a fin de mes.

En consecuencia, tras leer las informaciones que hemos consultado para escribir este escrito, seguimos con dudas sobre si esta reforma va a solucionar el problema que muchos conductores y mecánicos afrontan ante una situación que debería de estar más que resuelta desde hace años.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Si te ha gustado este post, ¡compártelo!