¿Qué es y para qué sirve la aleta de tiburón?

Aleta de tiburón

No, no vamos a hablar de platos exóticos ni de sustancias afrodisíacas de esas que hacen en algunos países asiáticos. Tampoco os vamos a contar cosas de ciencias naturales, eso lo dejamos para los profesores. Pero si vamos a hablar de aletas de tiburón, pero no las que os imagináis. A la que nos referimos es a la de los coches de fórmula 1.

Este accesorio, o  mejor dicho, parte integrante de los prototipos de fórmula 1, no lleva mucho tiempo entre nosotros. Los que vemos las carreras por la tele, de pronto empezamos viéndola en algunos coches y de pronto se ha extendido de manera generalizada entre todas las escuderías.

Ni siquiera sabíamos su nombre, tampoco si tiene o no una utilidad real o es simple estética. Discordante desde sus inicios por su resultado estético, al final ha sido un elemento muy valorado por los ingenieros. Por eso en TGS hemos investigado un poco y hoy es lo que os vamos a contar.

La aleta de tiburón surge como solución a un problema que aparece cuando las escuderías comienzan a montar los nuevos alerones traseros más bajos y anchos, ya que esto cambió de manera significativa la aerodinámica que circula en dirección a los flaps de dicho alerón, que están justo en la línea donde el motor tiene la toma de aire, con lo que se produce un desorden en la forma en que el flujo de aire llega, teniendo que ser este forma laminar y ordenada.

Todos estos cambios en los flujos de aire, hicieron a los ingenieros pensar para buscar una solución. La primera idea que tuvieron fue la de aumentar el aumentar el ángulo de ataque de dicho alerón, que no fue mala solución, pero esto, unido al aumento de flujo procedente de las ruedas traseras, provocaba un mayor drag que terminaba disminuyendo la velocidad en las rectas.

Y aquí es donde entra en juego la aleta de tiburón. La propuesta fue poner un plano vertical sobre el capó del motor, y así consiguieron borrar varios problemas de golpe. La aleta de tiburón suaviza el flujo del aire antes de que llegue al alerón trasero, enderezándolo y diciéndole que vaya para allá ordenadamente y de forma laminar. Así, el alerón trasero recibe el aire con unas condiciones muy cerca a las ideales y haciendo que rinda al máximo de su capacidad, reduciendo el drag.

Lo curioso viene ahora. Los ingenieros se dieron cuenta que en a la vez que se mejoraba la aerodinámica, los coches se despegaban menos del suelo en los cambios bruscos de dirección, en los deslizamientos laterales e incluso en los toques con otros coches. Con lo que sin realmente saberlo, desarrollaron un elemento que mejora la seguridad de los pilotos. Y tal es este beneficio, que no siendo obligatorio su uso, se decidió que en las carreras de resistencia, si lo sería, ya que al ser pruebas largas, las posibilidades de que ocurran los problemas mencionadas son mayores.

Pero en ingeniería, nada sale bien a la primera ni toda solución soluciona todos los problemas. La aleta de tiburón, ocasiona algunos inconvenientes.  Llegando en algunos momentos a no ser recomendable su uso en algunos circuitos. La aleta de tiburón, añade eleva el centro de gravedad del coche y obviamente aumenta su peso. Si hay vientos laterales afecta a la conducción provocando inestabilidad en el monoplaza y haciendo su conducción más complicada. Lo que provoca que algunos pilotos sean reacios a su utilización.

De cualquier forma, y tras miles de horas de estudio y trabajo, los ingenieros han demostrado que los beneficios son mayores que los problemas que pueda ocasionar, también porque les resulta más fácil solucionar los inconvenientes que crea al aleta de tiburón, que buscar otras soluciones a los problemas que les crea no usar este elemento.

Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Si te ha gustado este post, ¡compártelo!